Defensa de los intereses de nuestros clientes en un entorno especialmente adverso. La evolución de la propia sociedad, los avances tecnológicos y la globalización económica han dado lugar a nuevas formas de criminalidad que han cambiado la manera de entender el Derecho Penal.

Administración desleal, responsabilidad de administradores.

Estafas, apropiación indebida, falsedad documental, insolvencias punibles.

Defraudaciones tributarias y frente a Seguridad Social, fraude de subvenciones, delitos contables.

Responsabilidades penales derivadas de accidentes laborales.

Depósito, recogida, transporte, valorización, eliminación o aprovechamiento de residuos tóxicos, instalaciones con actividades peligrosas.

Descubrimiento y revelación de secretos laborales y profesionales.

Injurias y calumnias.

Derechos de autor, marcas, patentes, etc.

Descubrimiento y revelación de secretos de empresa, publicidad engañosa, facturación indebida.